Artículo: ¡Viva la ilimitada fantasía!

Hoy, en el marco de la Feria del Libro de Guadalajara (México), la escritora y poeta argentina Laura Devetach recibirá el VI Premio Iberoamericano SM de Literatura infantil y juvenil en reconocimiento a su trayectoria.

El pasado 22 de septiembre, un jurado (conformado en esta oportunidad por la española Gemma Lluch en representación de la Fundación SM, la mexicana Aline Pattersson en representación de la OEI, la chilena Carolina Rivas en representación de OREALC-UNESCO, el argentino Calos Silveyra en representación del IBBY y la brasileña Eliana Yunes en representación del CERLALC) decidió concederle el Premio a Devetach “por considerar que la autora cultiva diferentes géneros con un tratamiento literario de la realidad sin condescendencias y un uso del lenguaje, con un estilo propio, que se mantiene vigente a lo largo de diferentes generaciones de lectores”. Asimismo el jurado otorgó una mención especial a la escritora y poeta brasileña, de origen italiano, Marina Colasanti por la sutileza de su lenguaje que “a través de lo maravilloso alcanza el alma de los lectores de todas las edades” y al español Agustín Fernández Pazpor una escritura que logra un acabado equilibrio entre la razón y el corazón”.

Laura Devetach nació en 1936 en Reconquista, Santa Fe. Desde los años 60 ha desarrollado una larga y enriquecedora producción de objetos artísticos y culturales para la infancia. Fue docente, coordinadora de talleres de escritura, guionista de radio y televisión y dramaturga.

En 1976 un decreto del gobierno militar de entonces prohibió su libro La torre de cubos argumentando “simbología confusa, cuestionamientos ideológicos-sociales, objetivos no adecuados al hecho estético, ilimitada fantasía, carencia de estímulos espirituales y trascendentes”. El libro siguió circulando entre los docentes en hojas escritas a máquina y sin el nombre de la autora; es hermoso escuchar contar a Devetach con qué emoción autografió esas hojas sueltas a partir del año 83.

Durante los primeros años de democracia no solo contribuyó en la LIJ con sus libros de cuentos y poemas sino que también creó y dirigió, junto con su esposo Gustavo Roldán, colecciones de literatura para niños como Pajarito Remendado, aún en catálogo en la editorial Colihue. Y participó del Plan Nacional de Lectura.

También merece reconocimiento su reflexión sobre la escritura y la lectura, plasmada en Oficio de palabrera y El camino lector, además de los diversos aportes realizados en congresos y jornadas. En esta línea de valorización de la lectura en la infancia fundó e integró el Consejo de dirección de la revista La Mancha. Papeles de literatura infantil.

canciónSu producción literaria demuestra un exquisito trabajo con el lenguaje, una excelente capacidad para abordar temas cotidianos y cercanos a los niños enriquecidos con elementos fantásticos y una cuidada recuperación de la tradición oral universal y local. Es posible consultar un listado completo de su bibliografía en la revista Imaginaria, entre sus libros más emblemáticos  se encuentran: Monigote en la arena (1975, reedición 1984); Picaflores de cola roja (1977, reedición 2003); El ratón que quería comerse la luna (1984, reedición 1997); Canción y pico (1998); La hormiga que canta (2004); Avión que va, avión que llega (2007). Y, por supuesto, el ya mencionado La torre de cubos al que este blog, en cierto modo, busca rendirle homenaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s