Reseña: Madrechillona

  • madrechillonaTítulo: Madrechillona
  • Autor e ilustrador: Jutta Bauer
  • Editorial: Lóguez
  • Tipo de texto: libro álbum
  • Primera edición: 2001

Un grito puede ser un pedido de auxilio, una advertencia o bien puede ser una expresión liberadora. Pero un grito también puede ser una irreverencia, y en boca de una madre dirigiéndose a su hijo pequeño, una trasgresión. Y en torno a esta transgresión está construido el libro de Bauer.

Un día, la mamá pingüino grita de tal forma que su hijo pingüino, el narrador de la historia, dice: salí volando en pedazos. Y  esto es lo que literalmente nos muestra la imagen: un pequeño pingüino dividiéndose en trozos. Es posible interpretar este desmembramiento como una metáfora del sentimiento de angustia que genera no comprender la reacción del otro o no sentirse querido. Y las imágenes que se nos muestran a continuación confirman la metáfora puesto que en ellas observamos la cabeza en la luna, el cuerpo flotando en el mar, las alas perdidas en la jungla, el pico enclavado en la cima de una montaña y el pompis perdido en la ciudad; pero los pies quietos, inamovibles, petrificados en el lugar donde el pingüino fue destrozado por los gritos. De este modo se refleja el sentimiento paralizante, como consecuencia de la agresión, que le impide buscar sus miembros, es decir, que no le permite (re)construir su yo.

En este libro de la autora alemana –ganadora del Premio Andersen de Ilustración en 2010–, si bien hay una transgresión en la madre que grita y desarma, podemos pensar que hay algunos atenuantes. Por un lado, las ilustraciones –conformadas por trazos ligeros, simples y muy expresivos y que bien podrían ser consideradas surrealistas– contribuye a una lectura en la que predomina la risa; de este modo, se genera una tensión entre el texto de tema “duro” y plagado de “angustia existencial” y la imagen que refuerza la idea pero desde el humor y lo metafórico. Por otra parte, sabemos que el tiempo del desmembramiento del hijo no es demasiado largo ya que las marcas visuales permiten interpretar que se trata solo de un día, desde la mañana hasta la noche. Además, al final la madre recupera los pedazos del pingüino, los cose y repara los hechos con una palabra: Perdón.

Se trata de un auténtico libro álbum con una fuerte interconexión entre los dos códigos y en el que todos los elementos aportan significado. La elección del papel opaco y áspero en las páginas interiores, por ejemplo, combina muy bien con las imágenes. Y a pesar de que es una pena que la contratapa nos adelante el final –seguramente pensado para advertir al lector que “la historia termina bien”–, es muy atractiva la tapa en la que el pingüinito parece invitar con su mirada al lector, tal vez de la misma edad. Con respecto a los lectores, es claro en este libro álbum el doble destinatario ya que muchos lectores adultos pueden sentirse identificados con la “madrechillona” y porque son los adultos quienes pueden reflexionar sobre la violencia verbal y hacer una lectura psicológica.

Madrechillona es un libro álbum en apariencia sencillo pero que contiene una historia intensa e inicia a los más chicos en el lenguaje metafórico y en el arte en general (con especiales guiños al surrealismo). Y, además, invita a la reflexión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s