Difusión: La mancha

Pido gancho, el que me toca es un chancho
Pido gancho, el que me toca es un chancho
Pido gancho, el que me toca es un chancho” repetía Manuel mientras se ataba los cordones de las zapatillas.
Pero Máximo ya estaba aburrido de correr sin agarrar a nadie y, sin importarle las reglas del juego, atrapó a Manuel.
–Mancha –dijo tocándole el brazo.
Y no había terminado de decirlo cuando sus orejas empezaron a achicarse. Unos bigotes largos le crecieron arriba de la boca, que ya no era boca sino más bien una trompa, y una pequeña cola rosa atravesó el pantalón. Máximo desapareció de la vista de los chicos. Y no porque se hubiera ido sino porque ya no estaba a la altura de los demás.

El juego, como el tiempo mágico de la infancia, y las palabras, como el mejor instrumento para transformar, se dan cita en este cuento. “La mancha” forma parte de una serie, aún inédita, de cuentos relacionados con los juegos. La revista Billiken ya publicó “La bolita” y en el ejemplar nº 4773, con fecha 12 de agosto y que llega mañana a los kioscos, saldrá este otro juego, perdón, este otro cuento.

Las ilustraciones son de Silvana Benaghi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s