Reseña: El libro salvaje

  • Título: El libro salvaje
  • Escritor: Juan Villoro
  • Ilustrador: Gabriel Martínez Meave
  • Editorial: FCE    Colección: A la orilla del viento
  • ISBN: 978-607-16-0001-1
  • Tipo de texto: novela
  • Primera edición: 2008

Cada libro es como un espejo: refleja lo que piensas. No es lo mismo que lo lea un héroe a que lo lea un villano. Los grandes lectores le agregan algo a los libros, los hacen mejores.

Este libro cuenta la historia de Juan, un joven de 13 años, cuyos padres se están separando. Mientras la madre -aprovechando las vacaciones escolares de sus hijos- busca un nuevo sitio para vivir, Juan es enviado a la casa de su tío Tito. Este es un bibliófilo maniático que ha tenido poco contacto con su sobrino y con el mundo. Y su casa es una biblioteca gigante, un laberinto real y literario. En este lugar Juan deberá encontrar El libro salvaje, un libro rebelde que se resiste a ser leído y que guarda entre sus páginas un secreto destinado al lector que sea capaz de atraparlo.

Este libro cuenta además la historia de amor de Juan y Catalina, una joven que atiende la farmacia que está enfrente de la casa del tío Tito. Y aborda los vínculos afectivos de un niño-adolescente con su madre por un lado y su padre por otro, con su hermana menor y con un tío desconocido que cambiará su vida para siempre.

Este libro cuenta a través de su(s) historia(s) cómo los libros pueden ser enfermedades y antídotos, viajes al pasado, al futuro y a realidades paralelas en el presente, laberintos y recorridos infinitos o con finales esperado e inesperados.

Este libro de muchas páginas y pocas, pero muy buenas, ilustraciones es una sucesión de reflexiones sobre la lectura y los libros, sobre lo que los libros generan en el lector en cada lectura, sobre las infinitas formas de leer y de ser leídos.

En este libro las referencias intertextuales explícitas e implícitas son tan infinitas como los recorridos literarios. Borges parece estar escondido detrás de cada palabra, Cortázar salta de página en página como si estuviera jugando a la rayuela, Melville y Cervantes imponen su inmensidad, por mencionar solo algunos.

En este libro el ratón se muerde la cola, pero si bien el lector nunca sale de un libro como entra, en este caso parece haber subido una escalera (¿de libros?) infinita. Imagen difícil de dibujar ¿cómo hace un ratón para morderse la cola si el hocico está en el primer escalón y la cola en el último peldaño?

El libro salvaje está publicado como literatura para jóvenes. Pero debería ser atrapado también por todos los adultos. Porque, indudablemente, hay que atraparlo, leerlo, encontrarse reflejado en él más allá de las edades.  Y volver a la (otra) realidad con nuevos saberes  incorporados para seguir subiendo escaleras, transitar más laberintos y continuar revelándonos como lectores nuestras realidades más secretas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s