Reseña: Había una vez

En este punto de su narración, Scherezade vio que amanecía, y se calló discretamente. Entonces Dinarzada le dijo: “¡Oh, hermana mía! ¡Qué dulces son tus palabras!” Y Scherezade contestó: “Nada son comparadas con las que podría contarte la noche próxima, si vivo todavía y el rey quiere conservarme”. Y el rey dijo que sí: “¡Por Alá! No la mataré hasta que haya oído la continuación de su historia”. Las mil y una noches. Anónimo.
Cuentos de mujeres que contaban cuentos”. Había una vez. María Teresa Andruetto.

 Scherezade es la mujer que contó para no morir. Es quien narra los relatos en la compilación de cuentos enmarcados de Las mil y una noches. Historias medievales que pasaron a Occidente (a partir del siglo XVIII) como de la tradición árabe, pero cuyo origen se ha localizado en India, Persia (hoy Irán), Siria, China y Egipto. Scherezade narra para vivir. De su relato, y sobre todo, de cómo lo cuente depende su vida. De ahí que no escatime en recursos que atrapen, conmuevan y mantengan en vilo a quien escucha.

Había una vez es la historia de Scherezade. Y también la de Anú y la de Saläh, y la de Ghuta y la de Sura. Es la historia y es el tributo a la mujer que narra, y al relato que trasciende con voz de mujer.

En esta historia, Andruetto potencia los recursos de la tradición oral, como la fórmula de inicio que se anuncia desde el título. Y por supuesto, la repetición; ese recurso que esta poeta despliega con maestría.Había una vez

En esta edición de Calibroscopio, cuidada hasta en los mínimos detalles, las ilustraciones de Claudia Legnazzi recrean de manera magistral el clima del relato a través de cúpulas árabes, estampados de Oriente, y mantos y cortinados que envuelven. Envuelven como las palabras. Y  como los colores, que reflejan el clima del crepúsculo, la noche y el amanecer.

Se trata de una edición de lujo. Un libro que contiene el relato de los relatos de los relatos narrados por mujeres. Un libro de relatos enmarcados con una tapa negra, un color que alude a la noche, el momento en que se narran las historias, pero también al temor puesto que si el gran Visir no estuviera conforme mataría a su nueva mujer al amanecer. Un libro de relatos enmarcados con una tapa negra dentro de una caja de estampados árabes en tonos azules y negros. Un libro como cajas chinas cuya cubierta exterior es una verdadera caja.

Un libro para abrir y descubrir. Un libro para leer y releer mil y una noches.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s