Artículo: Haikus de oriente y de occidente

El haiku es una forma poética que contiene diecisiete sílabas distribuidas en tres versos: un verso de cinco sílabas, otro de siete y el tercero también de cinco. Por ejemplo:

Por el poblado,

serpentea un arroyo

(igual los sauces)

                                                                                                   Shiki

Es una expresión poética popular de origen japonés, su nombre proviene del cruce de dos palabras: haikai y hokku. Muchos ubican su origen en los poetas callejeros de los siglos XVI y XVII. Esta que conocemos hoy como su forma definitiva se la debemos al poeta japonés Matsuo Bashoo (1644-1694), considerado hoy el mayor poeta de haikus.

Originalmente, por su sentido y sus temas estaban relacionados con la tradición cultural y religiosa del taoísmo, el confucionismo y el budismo zen. El haiku buscaba provocar en la mente del lector la verdadera imagen de la naturaleza. Por su brevedad y por ser el reflejo, como un espejo, de los objetos naturales es posible comparar esta forma poética con los trazos de un pincel, pinceladas de palabras que dan como resultado una fugaz pero completa imagen de la naturaleza.

Generalmente, el tema abordado en el haiku es la naturaleza y las imágenes, emociones o sentimientos que provoca en el poeta. Es frecuente que se tome como perspectiva una estación del año y/o que incluya una palabra que denote la estación. Es común que los libros de haikus estén organizados por estaciones del año, comenzando con la primavera. En cuanto a los recursos estilísticos, esta forma poética se caracteriza por la sobriedad, la sencillez y la naturalidad. No suelen aparecer verbos ni rimas.

En español se conocieron luego de que el poeta mexicano Juan José Tablada viajara a Japón y compusiera los primeros en esta lengua. Uno de ellos es:

Jirones de espuma

de las olas rotas

tórnanse gaviotas.

Otros poetas latinoamericanos cultivadores del haiku son Octavio Paz y Mario Benedetti. No es sencillo hallar buenos libros de haikus para niños, probablemente un caso excepcional sea Haikú. Todo cabe en un poema si lo sabes acomodar… solo es cuestión de imaginación de Martha Riva Palacio Obón (ediciones el naranjo, 2007).

Algunos haikus incluidos en libros para niños y otros inéditos:

La pesadilla del gamusino

Anoche soñé

que un niño decía

que yo no existía…

                                  Beatriz Osés, en El secreto del oso hormiguero (Kalandraka, 2009. Ilustraciones de Miguel Ángel Diez).

  Como fantasma,

vuela sonánbula

la mariposa.

Martha Riva Palacio Obón, en Haikú…

Esterlicia

En tu rama

un pájaro azul

echó raíces.

                     María Victoria Ramos, inédito.

Nuez de castilla:

con sus dos hemisferios,

seso de ardilla.

                  Gilda Rincón, en Deja un rastro de luz. Poesía para niños  (Nostra ediciones, 2007. Ilustraciones de Julián Cicero).

La oruga

En su canasto

con hilos de paciencia

teje futuro.

                Pilar Muñoz Lascano, en Secretos de jardín (inédito).

Anuncios

2 comentarios

  1. Este año, a principios, llevé a cabo con los chicos y chicas de 5to grado un proyecto sobre HAIKUS. Lo llamamos “Otoño en poesía”… fue hermoso ahondar por esta expresión poética.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s