Artículo: De los Jardines de Kensington al País de Nunca Jamás

Un día de 1897, cuando paseaba con su perro Porthos por los Jardines de Kensington, James Barrie conoció a George y Jack Davies, de 4 y 5 años.Barrie y su perro Porthos Ellos jugaban en el parque acompañados por su niñera y un hermano de meses, Peter. Este es un hecho crucial en la vida de James, porque desde ese encuentro los vio a diario en el parque y les organizaba juegos y les contaba cuentos maravillosos.

Muchas de las historias que Barrie les contaba transcurrían en los Jardines de Kensington cuando se cerraba el parque y uno de los personajes era Peter Pan, un niño que se había escapado de su cuarto porque no quería crecer. Estos cuentos fueron publicados como parte de una novela (The Little White Bird, en 1902) y en 1906 bajo el título Peter Pan en los Jardines de Kensington.

Tiempo después, Barrie conoció a los padres de esos niños. Y poco a poco se fue convirtiendo en invitado asiduo de la casa y en una especie de tío adoptivo de los niños, que llegaron a ser cinco hermanos. En 1901, los Peter pan por Robert IngpenDavies alquilaron una casa de campo para pasar las vacaciones en Black Lake (condado de Surrey), prácticamente al lado de la de Barrie. Ese verano, James, a pesar de tener 41 años, fue para los niños Davies una especie de hermano mayor que inventaba y organizaba juegos en los bosques y en la orilla del lago en los que recreaban piratas e indios.

Por ese entonces Barrie había comenzado su carrera como dramaturgo. En 1903, comenzó a escribir Peter Pan, una obra que podría considerarse una mezcla de los cuentos que les había contado a los hermanos Davies en los Jardines de Kensington y los juegos que había inventado para ellos en Black Lake. En su forma, era una pantomima navideña inglesa (una obra con elementos de comedia musical y determinados trucos escénicos, que se representaba para niños en Navidad). Peter Pan fue estrenada en Londres el 27 de diciembre de 1904. En esta obra están presentes todos los personajes de la pantomima tradicional, aunque hay una innovación en el personaje de Campanita (Campanilla o Campanita de cobre, según la traducción) que figuraba solo como una luz en movimiento y un sonido metálico, y porqueImagen Peter Pan y Wendy por Mabel Lucie Attwell) cuando se está muriendo Peter Pan exhorta al público para que, si creen en las hadas, la salven con un aplauso. Este pedido de participación de los espectadores fue una idea innovadora, maravillosa y de gran efecto. Este episodio está considerado por muchos especialistas como una metáfora teatral, ya que los personajes literarios siguen vivos gracias a la memoria que de ellos guardan los lectores, espectadores y/o amantes del teatro.

La obra de Barrie tenía todo para alcanzar las expectativas del público y convertirse en un clásico, cosa que sucedió con gran rapidez.

Cuando en 1911, Peter Pan y Wendy vio la luz como novela, las andanzas de los personajes de la pantomima corrían de boca en boca. La novela narra con más detalle y sutileza una historia ya conocida, querida y admirada. Este libro aventaja en calidad literaria todo lo anterior escrito por Barrie, y se vuelve prontamente su obra maestra. Hoy es la única por lo que se lo recuerda.

Estatua de Peter Pan en los Jardines de KensingtonLa primera edición español de esta novela la publicó la editorial Juvenud en 1925. Ese mismo año Paramount realizó la primera película basada en esta historia. Aunque sin duda, la más famosa es la versión animada, simplificada y edulcorada de Walt Disney; estrenada en 1953, muestra una fantasía entretenida, superficial y empalagosa que dista mucho de la complejidad de la obra original.

En 1929, James Barrie cedió los derechos de Peter Pan y Wendy al hospital
de niños más importante del Londres de entonces, el Great Ormond Street Hospital.

Sin duda, Peter Pan es hoy un clásico de la literatura infantil. Y si después de conocerlo a través de sus andanzas, los lectores desean verlo, una estatua de este entrañable personaje se erige, desde  el 1º de mayo de 1912, en un lugar de los Jardines de Kensington, ese parque londinense que tiene cierto aire al País de Nunca Jamás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s