Lecturas: Siete perros que cuentan

Una historia está contada por un narrador, y el tipo de narrador varía según la época, el género, el efecto buscado. Es frecuente, en la literatura destinada a niños y jóvenes, el narrador en primera persona, ya sea protagonista o testigo. Pero esto puede volverse aún más interesante cuando ese narrador es, por ejemplo, un perro. ¿Por qué esto puede ser interesante o atractivo? Porque se aparta de lo convencional, y a veces también de la lógica.

En “Desplazamientos y combinación del punto de vista”, Enrique Anderson Imbert señala: Si en las estructuras narrativas tradicionales la estrategia del punto de vista es complicada, con mayor razón lo será en los cuentos experimentales que se proponen, precisamente, apartarse de la lógica.

Un narrador perro, por ejemplo, obliga a quien cuenta a ubicarse en otro lugar y a tener ciertas limitaciones. Y al mismo tiempo esto exige a quien lee a ubicarse en otro lugar y a tener que cooperar activamente en la interpretación del texto.

Siete perros que cuentan (en todos los sentidos de la palabra), a veces todo el relato y en otros casos de manera intercalada:

  1. Aventuras y desventuras de Casiperro del hambre de Graciela Montes. Buenos Aires, Colihue, 1995, colección Los libros de Boris. Casiperro del hambre nos cuenta la vida desde su perspectiva, un perro que nació con hambre y que debe aprender a sobrevivir en las calles. Y también aprenderá qué peligrosos pueden ser los humanos o qué hermoso puede ser el amor. 
  2. Aquí soy sólo el perro de Jutta Richter. Buenos Aires, Una Luna, 2012. Ilustraciones de Hildegard Müller. El pastor Brendon cuenta las cosas tal como él las ve, dándole a su familia humana siempre lo mejor… o al menos eso cree.
  3. lo úni“Esa extraña lucidez” de  Agustín Fernández Paz, incluido en Lo único que queda es el amor. Madrid, Anaya, 2007. Ilustraciones de Pablo Auladell. El fantasma de un perro cuenta cómo aguarda su dueño junto a la ventana de la amada.
  4. Perro perrito de Daniel Pennac. Bogotá, Norma, 1998, colección Torre de papel. Este en realidad no esta narrado en primera persona, y no es el perro quien habla. Se trata de un narrador en tercera persona focalizado en un perro, que tiene que ingeniárselas para sobrevivir, como muchos otros perros feúchos y vagabundos, hasta que aparece una nueva y querida dueña.
  5. Casi verdad de Clarice Lispector. Buenos Aires, Emecé. Ilustraciones de Eugenia Nobati. Un cuento narrador por el perro Ulises y un hilo invisible que une las vidas de todos los personajes que aparecen en esta historia.
  6. El perro del peregrino de Liliana Bodoc. Buenos Aires, Alfaguara, 2013. Un narrador en tercera persona intercalado con la opinión de Miga de Pan, el perro del peregrino.
  7. No¡No! de Marta Altés. Buenos Aires, Thule-Calibroscopio, 2015. El narrador protagonista, quien cree llamarse No, hace todo lo posible para cuidar y complacer su familia… o al menos eso es lo que él cree.

Y un huesito de yapa. Un relato hermoso en la voz de un personaje increíble, Mr. Bones. Lástima que el final no sea el más adecuado para jóvenes:

Tombuctú de Paul Auster. Barcelona, Anagrama, 1999.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s