Reseña: Son tumikes

  • son-tumikes-280x444Título: Son tumikes
  • Escritor: Sebastián Vargas
  • Ilustradora: Eugenia Nobati
  • Editorial: SM
  • Colección: El Barco de Vapor, serie naranja
  • ISBN: 978-987-731-288-1
  • Tipo de texto: novela
  • Primera edición: 2016

 

 

“Y por eso decidí contar lo que pasó. Por eso elegí grabar este son, hacer este informe sobre los tumikes”. Para que si alguna vez alguien los recuerda o ellos vuelven o llegan nuevos tumikes a visitarnos, o simplemente alguien quiere saber qué es lo que ocurrió, cuando les digan “tumikes” a las paredes, reciban algo, puedan escuchar una respuesta. Aunque sólo sea estas pobres palabras mías”.

 Esta novela de ciencia ficción transcurre en un mundo donde en un futuro tecnológico y posible en el que se enfrentan los alarmas (advierten sobre consecuencias nefastas y tragedias futuras) y los pro-aliens. Un mundo los humanos conviven con los tumikes, unos seres de otro planeta, de color naranja y diferentes. Un mundo donde los tumikes son considerados “raros”.

Pero dentro del género aborda temas tan reales como la inmigración, la discriminación, la persecución y los niños diferentes. El trato que reciben los tumikes puede ser comparado con el de los chinos y bolivianos en argentina, o los inmigrantes que llegan cada día a Europa. Lo mismo puede decirse de la discriminación que sufren. La persecución y el posible exterminio de los tumikes pueden relacionarse con el holocausto o cualquier otro plan de genocidio, persecución y/o desaparición.

La narradora es una madre, quien cuenta la relación de su hija con un tumike. Esta hija tiene una conducta particular que permite pensar que padece alguna enfermedad del espectro autista. A pesar de su característica, o quizás gracias a ella, es que logra esta niña entablar un vínculo leal  y amistoso con un tumike.

Son tumikes tiene una escritura ágil, como si fuera una transmisión. La información es dosificada en buena medida hasta llegar a un final inesperado que, sin duda, toma al lector por sorpresa.

Es interesante la propuesta de presentar todas las ilustraciones juntas al final, ya que de este modo no cortan el texto y permiten que sea el relato –la palabra- el único medio a través del cual el lector puede ir reconstruyendo mentalmente cómo son los tumikes.

Es ciencia ficción. Es un informe. Es el futuro. Es la humanidad.

Son temas actuales. Son historias contadas por una madre. Son cosas que pasan hoy. Son tumikes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s