Artículo: Las mil versiones de Caperucita Roja

Desde Perrault hasta lo que llevamos del siglo XXI la historia de Caperucita Roja se ha narrado, repetido, modificado, puesto por escrito, cambiado, ilustrado, transformado y vuelto a contar.

Charles Perrault incluyó esta historia de tradición oral en sus Cuentos de Mamá Oca en 1697. Se trataba de una leyenda bastante cruel destinada a advertir a los jóvenes sobre los peligros del bosque, espacio oscuro durante la Edad Media en contraposición a la ciudad o el pueblo. Con este objetivo, el escritor francés agregó al final una moraleja explícita.

En 1812 los hermanos Grimm fueron quienes compilaron y pusieron por escrito la versión más leída hoy. Se trata de una historia más inocente ya que le agregaron un final en el que Caperucita y su abuela son salvadas por un cazador –devenido luego leñador o guardabosques-.

Infinita es la cantidad de ilustraciones de diferentes estilos que han acompañado, y muchas veces enriquecido, la historia maravillosa más popular de todos los tiempos, al menos en el mundo occidental. Sólo algunos ejemplos dignos de ser nombrados:

Caperrucita Roja de los hermanos Grimm e ilustraciones de Květa Pacovská, España, Kókinos, 2008.  Las ilustraciones son verdaderas obras de arte.

Caperucita Roja versión de Liliana Cinetto (basada en la de los hermanos Grimm) e ilustraciones de Mariano Díaz Prieto, Buenos Aires, Pictus, 2008.

Y  también son muchas y variadas las reescrituras del cuento clásico, ya sea desde la parodia, el humor o la transposición de género o espacio. Algunos ejemplos:

Una caperucita roja de Marjolaine Leray, Barcelona, Océano Travesía, 2009.

Es un libro compuesto por poco texto -que requiere por parte del lector el conocimiento de la historia- e ilustraciones en negro y rojo y que nos muestra una Caperucita implacable y vengativa. Una historia con bastante humor negro que resulta atractiva para los más grandes (sobre todo los adultos) y tal vez no recomendable para los más chicos.

Caperucita Roja, Verde, Amarilla, Azul y Blanca de Bruno Munari y Enrica Agostinelli, Madrid, Anaya, 1998.

En este libro cada color construye una versión diferente de la historia: Caperucita Verde es amiga de las ranas y estas la salvan del lobo; Caperucita Amarilla vive en la ciudad y contempla cómo el tránsito urbano puede ser tan peligroso como el bosque; Caperucita Azul es pescadora y lucha contra un pez-lobo y Caperucita Blanca está cubierta por un manto de nieve que la hace invisible ante la mirada del lector –misterio que se resuelve con páginas en blanco-. Es posible contemplar esta versión como un juego en el que se desarma y rearma el cuento clásico apostando a la cooperación constante del lector.

“Caperucita Roja y el lobo” de Roald Dahl. Texto incluido en Cuentos en verso para niños perversos, Buenos Aires, Alfaguara, 2008. Ilustraciones de Quentin Blake

Se trata de una historia contada en versos rimados en la que Caperucita, más interesada por lo que cree un tapado de piel que por la apariencia de su abuelita, altera una de las preguntas del cuento tradicional. El comentario “¡Qué imponente abrigo de piel llevas este invierno!” provoca enojo en el lobo pero Caperucita se defiende matándolo con un revólver. El irreverente Dahl despliega una vez más su ilimitada transgresión y nos cuenta en el final que desde entonces Caperucita no desfila una caperuza sino una piel de lobo.

“Cruel historia de un pobre lobo hambriento” de Gustavo Roldán. Incluido en Sapo en Buenos Aires, Buenos Aires, Colihue, 1989.

Es un cuento que aporta al relato tradicional la visión de los animales del monte. Don Sapo, rodeado de los animales del lugar, es el encargado de narrar. Durante el diálogo, los juegos verbales generan equívocos humorísticos, y además se proyecta una burla al uso del “tú” y del “vosotros” que los humanos emplean cuando relatan estos cuentos.

 Caperucita Roja del Noroeste versión libre del cuento de Charles Perrault e ilustraciones e idea original de Walter Carzon, Buenos Aires, Albatros, 2008.

Esta Caperucita es una guagüita que vive en la Quebrada de Humahuaca. El relato se alterna con pictogramas, algunos pueden resultar difíciles para un lector no acostumbrado al vocabulario de la zona pero el libro incluye –de modo un poco escondido- un glosario de pictogramas. También contiene una sección informativa sobre la cultura colla. Ideal para los defensores de lo regional y los pueblos originarios.

Caperucita Roja (tal como se lo contaron a Jorge) de Luis María Pescetti e ilustraciones de O´Kif, Buenos Aires, Alfaguara, 1996.caperucita

Mientras el padre narra la historia construye en su imaginación la iconografía clásica del cuento y al mismo tiempo el hijo que escucha reconstruye el relato en una versión contemporánea, influenciada por el cómic y con un toque de heroísmo paterno. Es un verdadero libro álbum y (casi) impecable. Resulta curioso que O´Kif sólo figure como ilustrador y no como co-autor ya que sin sus ilustraciones no habría historia.

Otros ejemplos humorísticos:

Lobo rojo, Caperucita Feroz de Elsa Bornemann, Buenos Aires, El Ateneo, 1991. Ilustraciones de Oscar Delgado

“Pobre lobo” de Ema Wolf. Incluido en Filotea, Buenos Aires, Alfaguara, 2001. Ilustraciones de Matías Trillo.

“Cinthia Scoch y el lobo” de Ricardo Mariño. Cuento incluido en Cinthia Scoch, Bueno Aires, Sudamericana, 1991.

“Caperucita Roja II. El regreso” de Esteban Valentino, cuento incluido en el libro del mismo nombre, Buenos Aires, Colihue, 1995.

Habla el Lobo de Patricia Suárez. Buenos Aires, Norma, 2004. Ilustraciones de Pez.

 Más transposiciones de género:

“Caperuza cocinera” de Guillermo Saavedra. Poema incluido en Cenicienta no escarmienta, Buenos Aires, Alfaguara, 2003. Ilustraciones de Nancy Fiorini.

“Carta a Caperucita Roja” de Elsa Bornemann. Poema incluido en Disparatario, Buenos Aires, Alfaguara, 2000. Ilustraciones de O´kif.

Limerick de María Elena Walsh. Incluido en Zoo loco, Buenos Aires, Fariña Editores, 1965; ilustraciones de R. Varsavsky. Varias reediciones, actualmente en Alfaguara con ilustraciones de Perica.

Pasaron más de 300 años y Caperucita Roja, narrada o recontada, sigue transmitiéndose y encantando.

19 comments

  1. Hola Pilar! Qué alegría encontrar a Caperucita! Justo estoy leyendo una novela de Carmen Martín Gaite que se llama Caperucita Roja en Manhattan. Es buenísima!!!!!

    Me gusta

  2. Hola!
    Leí tu bibliografía y tu selección, que me parece muy buena. La versión “Una caperucita roja” me encanta, pero discrepo un poco contigo: este libro se puede disfrutar a TODAS las edades. Mi hijo de 4 años disfruta con el humor negro…
    Gracias por tu blog.

    Me gusta

  3. HOla! queria saber donde puedo conseguir alguna/s de estas versiones diferentes de Caperucita. Recorri varias bibliotecas de Bs As y no los encuentro. alguien los tiene para pasarmelos? Gracias!!

    Me gusta

  4. HOLA PILAR. EN MI ESCUELA HACE CUATRO AÑOS TENÍAMOS UNA VERSIÓN DE CAPERUCITA Y LA HISTORIA TRANSCURRÍA EN LA NIEVE. (NO ES LA CAPERUCITA BLANCA DE MUNARI). DESAPARECIÓ Y NO QUEDÓ REGISTRO DEL NOMBRE, AUTOR Y EDITORIAL. ¿LA CONOCÉS? OTRA PREGUNTA… SE CONSIGUEN TODAS ÉSTAS VERSIONES? ME REFIERO A LAS DEL 91, 03, 04. ¿NO ESTÁN EN INTERNET PARA BAJARLOS? EN LA OTRA ESC. ESTAMOS TRABAJANDO TODO PRIMER CICLO CON CAPERUCITA, LA ESC. NO APORTA NI UNA VERSIÓN Y TENEMOS QUE COMPRARLOS LAS MAESTRAS.

    Me gusta

    • Hola Graciela. La verdad es que no conozco otra Caperucita en la nieve que no sea la de Munari, sé que hay una edición española que solo incluye ese cuento, pero sigue siendo el de Munari. Todas las ediciones mencionadas se consiguen. Incluso el libro de Munari, editado en Madrid, ahora se puede comprar en Argentina por una acuerdo Aique/Anaya.
      Estoy preparando una segunda entrada sobre Caperucita porque hay muchísimo material. Gracias por tu visita y lamento no poder ayudarte más. Si descubro cuál es la otra Caperucita Blanca, te cuento. Un saludo.

      Me gusta

  5. Hola Pilar! Te cuento que nosotras (Belu Torras y Maite Escudero) tenemos un espectáculo de narraciones que se llama “Feroces historias de Caperucita” que incluye varias de las versiones que citaste. Lo estamos presentando en escuelas, centros culturales y librerías. Excelente tu reseña, nos aportó versiones que desconocíamos!!
    Muchas gracias!!!

    Me gusta

  6. Hola Pilar, sabes si en Buenos Aires se puede conseguir, Caperrucita Roja ilustraciones de Květa Pacovská, llame a un monton de lados y ni rastros.

    Saludos Javier

    Me gusta

  7. Pilar: Estamos haciendo un proyecto en profesorado y la investigación principal es sobre Caperucita roja, es para la materia Practica del Lenguaje, y somos alumnas del ISPEE. La consulta que te hacemos es si sabes donde podemos encontrar las versiones desarrolladas que nombras en este blog. Desde ya muchas gracias

    Me gusta

    • Marcela, la mayoría de los libros mencionados en esta entrada se consiguen en la Feria del libro de Buenos Aires (en los stand de las editoriales correspondientes) y en la librería El libro de arena, ubicada en Villa Crespo, en la ciudad de Buenos Aires. Pero no sé si sos o estás cerca de Buenos Aires. Saludos.

      Me gusta

  8. yo soy bibliotecaria de una escuela de Barracas y trabajamos con chicos de la Villa 21 en su gran mayoría. Hace un par de años que en 1º grado propongo trabajar un proyecto de versiones de Caperucita y los 3 chanchitos. Tengo varios de los títulos expuestos en el post, de Caperucita. Del otro cuento, tengo Los 3 lobitos y Cochinito feroz de Eugine Trivizas e ilustrado por Helen Oxenbury, Editorial Ekaré. Quisiera saber si me pueden recomendar alguna otra versión de Los 3 chanchitos para comprar para mi biblioteca, que sea de relevancia. Gracias, nora

    Me gusta

    • ¡Hola Nora! Tres ediciones con versiones muy interesantes de Los tres chanchitos son: Feroz de Etienne Delessert (editorial Macmillan, colección Todos distintos), Los tres cerditos de David Wiesner (editorial Juventud) y ¡La auténtica historia de los tres cerditos! de Jon Scieszka y Lane Smith (editorial Thule). En unos días haré una entrada sobre el tema en mi otro blog, El canguro lector. Saludos.

      Me gusta

  9. Está también la interesante versión del cuento que hizo el genio de Gianni Rodari, al que luego citarían Munari y Agostinelli como inspiración, el cuento en el que un abuelo con poca memoria le relata la historia a su nieto que lo corrige constantemente.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s